No todo se planea en esta vida


De que sirve planear la vida, si en una fracción de segundo, puede cambiar. Basta con una  molécula de polvo mal puesta en el mundo y alterara de una manera drástica, el futuro. No sirve de nada planear algo de un día para otro. Todo sale mal. Quizá hoy lo tienes y mañana ya no. Todo se va, planear la vida es malgastar el tiempo es una cosa que no tiene ni pies ni cabeza.

Quizá por la noche tienes a la persona que más amas a un centímetro de tu  piel y por la mañana esta a cientos de quilómetros. Los días pasan y la gente cambia, nuestras ilusiones maduran y nuestros sueños se desvanecen. En 31 días las cosas no pueden estar igual como las dejaste. Cambian quizá no, notaras los cambios al principio, pero con el tiempo todo sale a la luz. Piénsalo así, si dejas una bicicleta en la penumbra, abandonada en el patio de tu casa, dejarla que aguante el frío, la lluvia…se oxidara. Porque ha soportado muchos cambios. Basta que pasen 31 días para que ocurran dichos cambios. Así que no esperes encontrar las cosas tal como las degastes antes de subirte al avión. Porque no voy a planear mis 31 días sin ti, simplemente iré pintando con los colores que me de la vida. No rechazare ningún color, pero tampoco cogeré, ni buscare más de los que me tocan. Mi dilema es, si planeo mi vida como la mayoría de la gente, se podría decir que eso no es vida, sino más bien vivir una maldita rutina, que te llega a obsesionar con cosas materiales, sin valor sentimental ni emocional.

Así que yo digo que la vida no se planea, ni se abandona. Se vive el momento. Se recuerda. Se olvida. Se vive el lugar. Se vive del placer. Se planea en un minuto y se improvisa en un segundo. No planees un futuro cercano, ni lejano. Todo cambia. Nada es para siempre.

Lo único que tenemos planeado desde que nacemos, es que tarde o temprano nos iremos así como llegamos, llegamos siendo  la felicidad de muchos y nos vamos siendo la tristeza de otros tantos. O más simple aun, llegamos y nos vamos siendo nada. Porque con el paso del tiempo q
uieras o no todo se olvida. Solo perdurara un bonito recuerdo guardado en la memoria.
Todo llega a su tiempo. Así que deja de planear tu vida. Cada día cuando te levantes, abre los ojos, tomate tu tiempo para respirar el aire del nuevo día, saca un pie y con el dedo pequeño comprueba si hace frío o calor. Mira al techo de tu habitación y pregúntate a ti mismo:¿Y si este es mi último día? Y si eres lo suficientemente imaginativo veras como poco a poco aparecerá  escrito con letras grandes un CARPE DIEM.

Y  si eres una de las tantas personas que aun no ha visto ese CARPE DIEM en el techo de su habitación, es porque se ha quedado dormido y llega tarde a su rutina o bien no se ha detenido a pensar. Pero tranquilos que al largo de las 24 horas, aparece ese CARPE DIEM, en grandes o pequeñas dosis, se puede encontrar al gusto de cada quien.

Entradas populares