Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

2 e n e r o

Te quiería entre silencios, en cada suspiro, cada vez que respiraba, y en todo lo que callaba. Te quería así, como el tiempo sabe querer, sin pausa, sin espera; con la certeza voraz de lo inevitable.
Vestidos, desnudos y disfrazados. Enfermos, débiles y agotados. Al tope de la pasión y el deseo, arrullados entre la ternura y el Amor. Nos habíamos fundido en un solo ser tantas veces que me especialicé en amaneceres suicidas y en palabras desvanecidas. Tú manteniendo la firmeza de siempre, cuando dices que el amor es para cobardes. Y yo, preguntándome
Debo decir, en su defensa y en descargo de mi inclemencia, durante el tiempo que duró, fue paciente, discreto y en especial, astuto. Sus armas jamás fueron la presión, la demanda o el chantaje, Por el contrario, no necesitaba ponerlo en palabras para hacerme saber la determinación de sus deseos. 

 Lo quería por el respeto absoluto que me transmitía  y lo admiraba más por su empeño irreductible de afectar mi determinación. Aunque me dejaba…

Entradas más recientes